Responsabilidad penal de las empresas

Con la reforma del Código Penal del año 2010, a través del artículo 31 bis se introdujo en España la figura de la responsabilidad penal de las personas jurídicas para algunos delitos.

En el artículo 31 bis se establece que las personas jurídicas serán penalmente responsables en dos supuestos:

1- Serán responsables de los delitos cometidos en nombre y cuenta de las mismas, en su beneficio directo o indirecto, por sus representantes legales, administradores, miembros de un consejo de administración, en definitiva,  por aquellos miembros del órgano de la persona jurídica que estén autorizados para tomar decisiones en su nombre o bien tengan facultades de organización y control dentro de la empresa.

2- De los delitos cometidos en el ejercicio de actividades sociales y por cuenta y en beneficio directo o indirecto de las mismas por quienes, estando sometidos a la autoridad de los administradores, directivos etc.., han podido realizar los hechos por haberse incumplido gravemente por aquellos los deberes de supervisión, vigilancia, y control de su actividad, atendidas las concretas circunstancias del caso.

Es decir, la persona jurídica será responsable de los delitos que comentan sus Administradores, miembros del Consejo de Administración,  representantes legales y de los trabajadores que estando bajo el mando de estos hayan realizado los hechos delictivos por haber incumplido los administradores sus deberes de supervisión, vigilancia y control de su actividad.

¿Qué delitos puede cometer la persona jurídica?

En el Código Penal se  establecen los  delitos que pueden ser cometidos por empresas:  estafas, insolvencias punibles, daños informáticos, delitos contra la propiedad intelectual e industrial, blanqueo de capitales, delito contra Hacienda Pública y Seguridad Social, tráfico de influencias, delitos de organización, entre muchos otros.

De aquí la importancia del Compliance, reforma introducida en la del Código Penal del año 2015, el cual prevé la posibilidad de que la persona jurídica quedara exenta de responsabilidad penal.

¿Con qué penas se puede condenar a una empresa?

Las penas que se le pueden imponer a la persona jurídica, por la comisión de los delitos mencionados en el apartado anterior, están establecidas en el artículo 33.7 del Código Penal.

Las penas que se pueden imponer a una persona jurídica son:

1- Multa por cuotas o proporcional

2- Disolución de la persona jurídica

3- Suspensión de actividades por un plazo que no podrá exceder de 5 años

4- Clausura de sus locales y establecimientos por un plazo no superior a 5 años

5- Prohibición definitiva o temporal de realizar en el futuro las actividades en cuyo ejercicio se haya cometido, favorecido o encubierto el delito

6- Inhabilitación por no más de 15 años para obtener subvenciones y ayudas públicas, para contratar con el sector público y para gozar de beneficios fiscales o de Seguridad Social.

7- Intervención judicial por no más de cinco años a favor de acreedores o trabajadores.  

Santiago Martínez

Abogado

¿Hemos solucionado tus dudas? Puedes ampliar la información en este post sobre compliance o programa de cumplimiento normativo para empresas.  Si necesitas asesoramiento de nuestros profesionales,  comunícate con nosotros.

2017-10-09T15:48:51+00:00 2017/07/20|Legal|0 Comentarios

Deja un comentario