¿Qué son los delitos informáticos?

Las nuevas tecnologías han supuesto un cambio radical en la forma en la que compramos, nos comunicamos o nos relacionamos con otras personas, pero también han supuesto la aparición de nuevos delitos relacionados con la tecnología o la comisión de delitos que ya existían (fraude, estafa) de forma diferente. Hablamos de los delitos informáticos. ¿Sabes lo que son y qué puedes hacer si has sido víctima de uno de ellos? Aclaramos tus dudas.

El Código Penal no define el delito informático o ciberdelito ya que se trata de delitos que afectan a bienes jurídicos que ya existen (patrimonio de las personas o intimidad, por ejemplo), lo que varía es el medio que se utiliza para cometerlos, es decir, los mecanismos telemáticos.

Las características básicas de un ciberdelito son las siguientes:

  • Es complicado de demostrar, puesto que resulta difícil encontrar pruebas debido al anonimato con el que se puede actuar en internet.
  • Son delitos que se pueden cometer de forma muy rápida y sencilla.
  • Utilizan mecanismos telemáticos.

Tipos de delitos informáticos

En base al Convenio de Ciberdelincuencia del Consejo Europeo, podemos hablar de diversos tipos de ciberdelito, que son los siguientes:

    • Delitos contra la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los datos y sistemas informáticos. Por ejemplo, el robo de identidad o el uso de spyware.
    • Delitos informáticos. Borrado de datos o de ficheros.
    • Delitos relacionados con el contenido. Pornografía infantil.
    • Delitos relacionados con la propiedad intelectual. Por ejemplo, el uso de programas informáticos piratas.

En esta clasificación se incluyen delitos como las amenazas, calumnias o injurias a través de internet o la estafa a través de la manipulación de programas informáticos o de datos.

¿Qué puedes hacer si eres víctima de un delito informático?

Debido a la dificultad que puede existir para probar un delito informático una de las primeras cosas que tendrás que hacer es reunir pruebas. Las pruebas dependerán de cada caso, pero pueden consistir en:

  • Mensajes de correo electrónico.
  • Fotografías.
  • Vídeos.
  • Informes periciales.
  • Pantallazos del móvil.
  • Testigos.

Una vez que hayas reunido las pruebas puedes presentar una denuncia ante el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil para que se investigue lo sucedido. Puedes rellenar el formulario que aparece en la página del Grupo de Delitos Informáticos y, a continuación, firmarlo y presentarlo en una comisaría de policía o en un juzgado junto con tu DNI o NIE para identificarte.

También tienes la opción de informar de determinados hechos, mediante el formulario de información ciudadana y de forma totalmente anónima.

Tipos de ciberdelincuentes

Los delincuentes que cometen delitos a través de medios telemáticos, cada vez están más extendidos y podemos destacar los siguientes tipos:

  • Hackers. Son aquellas personas que se dedican a acceder a equipos de otras para demostrar su habilidad o para dañar sistemas informáticos.
  • Ladrones de información. Se trata de personas que roban datos de otras para su difusión o como parte de una ciberguerra.
  • Crackers. Son los que acceden a la información de los equipos para destruirla o modificarla.

Como ves, las opciones para cometer delitos informáticos son múltiples. En el caso en que creas que estás siendo víctima de un delito informático puedes ponerte en contacto con nuestros expertos en el área penal para que te asesoren y resuelvan tus dudas.

2018-01-11T11:46:51+00:00 2018/01/11|Legal|0 Comentarios

Deja un comentario

Utilizamos cookies analíticas de terceros que permiten elaborar información estadística sobre distintos aspectos de la actividad de los visitantes de esta página web. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información consultando nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies